creditosindexSitios relaFotosTítulosEntrevista Biografía

 

Piedra de sol.
Fragmento.-

un sauce de cristal, un chopo de agua,

un alto surtidor que el viento arquea,

un árbol bien plantado mas danzante,

un caminar de río que se curva,

avanza, retrocede, da un rodeo

y llega siempre:

Piedra de sol. Descripción.-

Piedra de sol es un poema clave. En la primera edición, Paz hacía notar que el poema consta de 584 endecasílabos y que "este número de versos es igual al de la revolución sinódica del planeta Venuss". Los seis versos que inician y terminan el poema son versos de pureza, versos de una realidad perfecta y hermosa... En el cuerpo del poema, encontraremos redenciones y caídas, nacimientos y muertes, negaciones y afirmaciones. El amor aparece, en primer término, como posibilidad de comunicación: "voy por tu cuerpo como por el mundo". Y el amor, como la imagen poética, es un instante de reconciliación de los contrarios... RAMON XIRAU.


Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe.

Octavio Paz. Seix Barral 1982 -

Ensayo de restitución. Fragmento.-

"... ¿Qué distingue a un gran poeta? Según Eliot, tres cualidades: la excelencia, la abundancia y la diversidad. Sor Juana es una poetisa abundante, aunque en su caso, como en el de la mayoría de los poetas, sólo unos pocos de sus poemas resisten la prueba final: la de la perfección. También es diversa, no sólo por la variedad de las formas y metros sino de los temas y por la riqueza de acentos y tonos. En fin, algunos de sus poemas, como se ha visto, pueden compararse con las obras más perfectas de los artistas de nuestra lengua. Su obra -pienso en Primero sueño, en El Divino Narciso y en un puñado de poemas eróticos- pertenece no sólo a la literatura de nuestra lengua sino a la de nuestra civilización.

...Sor Juana manejó con soltura toda suerte de versos y destacó en el empleo de combinaciones métricas y estróficas poco usadas. ...También es notable que, a pesar de la perfección y variedad formal de sus poemas, no ejerciese influencia en los poetas que la siguieron. Los gustos habían cambiado y su obra fue olvidada durante dos siglos. Más que un comienzo, como Darío, fue un final: recogió casi todas las formas de su época y, en muchos casos, las llevó a su perfección última ".

... " Hay un tercer aspecto de la personalidad de Juana Inés: fue, en palabras de Dorothy Schons, "la primer feminista de América". (también la primer mártir del feminismo agregó posteriormente Octavio Paz). Ya he indicado mis reservas sobre el uso de este término: en el siglo XVII no existían ni la palabra ni el concepto. Pero sí es indudable que la conciencia de su condición de mujer es indisoluble de su vida y de su obra: escribe que la inteligencia no es privilegio de los hombres ni la tontería exclusiva de las mujeres; y en suma, grande y verdadera novedad histórica y política, pide la educación universal para las mujeres, impartida por ancianas letradas en las casas o en instituciones creadas con este fin".